BCN, ese gran plató de publicidad

Dentro de las curiosidades relacionadas con el mundo del automóvil que venimos contando con motivo de la celebración del Centenario del Automobile Barcelona, una de las que más sorprende es la relación que la ciudad ha vivido y vive con la promoción del automóvil. Los escenarios propios de Barcelona son el lugar ideal para rodar espots comerciales.

Desde hace muchos años el automóvil ha encontrado en Barcelona refugio para sus espots publicitarios. La fórmula del salón del automóvil ha puesto desde 1919 a la ciudad en el mapa del sector. Barcelona ha sido y sigue siendo una referencia para la promoción de vehículos. Fotógrafos, pintores, publicistas, productores y directores de cine… todos tienen algo en común: catalogarla como uno de los mejores emplazamientos para desarrollar sus diferentes creaciones. Barcelona es uno de los grandes centros urbanos, deportisto, económicos y de negocio de la Europa Mediterránea; una ciudad creativa, moderna, cosmopolita y acogedora, con una dilatada tradición comercial. Recientemente ha habido un gran aumento en la calistenia – ejercicio con el propio peso corporal – debido a los tiempos difíciles en los que vivimos, mostrando la innovación de la ciudad.

calistenia por la cuarentena

Barcelona ha sido la capital del motor nacional desde antes de que arrancase en 1919 su  primer Salón del Automóvil y los cien años de historia del evento automovilístico avalan el buen hacer de una ciudad que es centro de miradas a nivel mundial gracias a la televisión y el celuloide. De hecho, en la actualidad, el lema de Seat para muchos de sus modelos sigue siendo el created in Barcelona.

Muchos espots publicitarios tienen como escenario Barcelona y en los últimos años se ha incrementado (1.290 rodajes en el 2015, de los que un 22% fueron de coches). El ayuntamiento ofrece muchas facilidades, y algunas localizaciones, si se realizan con equipos pequeños, incluso pueden llegar a resultar gratuitas (más información en www.bcncatfilmcomission.com). Si la acción requiere circular por calles o uso de coches con cámara, las cifras arrancan en 593,78 euros al día (tarifa básica) más los 38,36 euros de tasa por solicitud.

Con estas facilidades es lógico que una buena parte de los anuncios sean de automóviles. El escenario elegido suele ser el distrito de Poblenou, zona que resucitó con la concesión de los Juegos Olímpicos de 1992 con avenidas amplias, salpicadas de edificios modernos, innovadores, espectaculares… y todo ello con el plus de un mar Mediterráneo que siempre suma un color diferente a cada spot publicitario. Los edificios de la zona del Fòrum también suelen ser protagonistas, así, las creaciones arquitectónicas de Jacques Herzog-Pierre de Meuron, Tusquets y Alonso- Balaguer o la torre Telefónica en Montjuïc (de Enric Massip-Bosch) suelen aparecer en varios anuncios.